Youtube Center of Rock Twitter Center of Rock Facebook Center of Rock Google+ Center of Rock Instagram Center of Rock Tumblr Center of Rock Pinterest Center of Rock Linkedin Center of Rock
Menu

Todo lo que debes saber sobre cuerdas de guitarra

¿Cuántas veces no te has preguntado si ya es el momento de cambiar las cuerdas de tu guitarra?, ¿Si ese color rumbiento es normal?, o incluso, ¿Es normal que la cuarta cuerda tenga estropeado el entorchado?

Son muchas las ocasiones en las que un alumno se me acerca para preguntarme cuándo debe cambiar sus cuerdas de guitarra, y si no me lo preguntan, cuando veo de cerca sus guitarras, llego a detectar cuerdas con el entorchado estropeado, óxido, y otros desperfectos en la superficie que pueden hacer que la cuerda se parta en un corto periodo de tiempo, o incluso, que pueda dañar al guitarrista.

Recuerdo en mi juventud, cuando aún no había empezado a tocar la guitarra, y hablaba con los amigos y los más "expertos" en materia guitarrística decían que tocar la guitarra eléctrica sin púa era un peligro, que las cuerdas cortaban. Ahora, al pensar en aquellas palabras me viene una sonrisa, pues, aunque es una barbaridad esa forma de pensar, también es verdad que con unas cuerdas estropeadas o en mal estado, si es posible cortarse.

En este artículo quiero darles unos consejos y añadir algunos trucos para tener las cuerdas en buen estado y conseguir detectar cuándo hay que cambiarlas.

En primer lugar quisiera señalar, que tanto fabricantes, como comerciantes, como guitarristas y profesores de guitarra, suelen señalar que la vida adecuada de unas cuerdas suele ser de entre tres y seis meses. Añado además, que estas fechas son orientativas, es verdad que el sonido que ofrecen unas cuerdas nuevas, no es el mismo que el de unas cuerdas usadas, pero la cuerda va modificando sus propiedades a lo largo de su vida, viéndose influida por el desgaste principalmente. El sudor de las manos, las condiciones de humedad y temperaturas pueden hacer que las cuerdas duren menos de 3 meses, al igual que unas condiciones óptimas, pueden prolongar la vida de éstas a un año o más. 

Existen productos que sirven para lubricar las cuerdas, creando una capa protectora que las proteja del óxido y los ácidos del sudor y del entorno donde suela estar la guitarra, además, algunos de estos lubricantes ayudan al guitarrista a desplazarse más cómodamente por las cuerdas, minimizando el roce, y facilitando el poder tocar más rápido. Algunos de estos productos se conocen por el nombre de "Fast Fret", y pueden encontrarse en varios formatos, desde toallitas húmedas, pasando por una brocha, hasta tubos que alcanzan el total de las cuerdas para impregnarlas en una sola pasada.

Para poder detectar cuándo hay que cambiar las cuerdas no es necesario esperar entre 3 y 6 meses, basta por realizar alguna de las indicaciones que paso a detallar:
1. Si las cuerdas son de nylon (guitarra española/clásica), debemos pasar una uña bien pulida, por la zona de pulsación para comprobar que no hay imperfecciones, si notamos rugosidades o saltitos al pasar la uña, indica que la cuerda está gastada.
2. Si las cuerdas son entorchadas (cuerdas graves de cualquier guitarra, excepto las especiales para fretless), comprobar que no hay ruptura en el entorchado ni diferencias de grosor en la superficie y que el color es homogéneo. Un cambio de color indica desgaste, normalmente producido por el roce con los trastes, esto puede llegar a romper el entorchado, muy típico, sobre todo, en la cuarta cuerda de guitarras españolas, donde tras romperse el entorchado, éste queda al aire pudiendo clavarse en el dedo, y el interior empieza a desilacharse, hasta no poder soportar la tensión y termina patiendo la cuerda.
3. En las cuerdas agudas de acero (guitarras eléctricas y acústicas), basta con comprobar el color y si están lisas. Un color homogéneo y una superficie lisa, indican que la cuerda está en buen estado, sin embargo, las rugosidades se producen por el óxido, y estas rugosidades son muy peligrosas, basta con realizar algunas técnicas de interpretación como podrían ser el bending o los arrastres, para poder llevarnos un corte en el dedo. Estas rugosidades, además, debilitan la cuerda, facilitando su ruptura.

Con esto concluyo este artículo, que espero haya sido de tu interés, si quieres aportar algo, o te surge alguna pregunta, no dudes en añadirla como comentario.

Muchas gracias.

Modificado por última vez enJueves, 12 Abril 2018 17:08

    1 comentario

    • Nayra EM Nayra EM

      Un artículo que nos permite conocer un poco más los materiales que forman parte del instrumento y además nos evitará algún que otro quebradero de cabeza. Gracias por la aportación.

      Reportar
      Miércoles, 03 Diciembre 2014 13:07 Enlace al Comentario

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    volver arriba

    Publicaciones