Youtube Center of Rock Twitter Center of Rock Facebook Center of Rock Google+ Center of Rock Instagram Center of Rock Tumblr Center of Rock Pinterest Center of Rock Linkedin Center of Rock
Menu

Información Exámenes RockSchool en Canarias

Consejos para músicos principiantes

Todos empezamos con unas ganas tremendas nuestras primeras clases de música, pero a veces esa fuerza se pierde con rapidez al ver que los resultados no son tan inmediatos como pensábamos. En ocasiones me encuentro con alumnos que persiguen los resultados a toda costa, sin disfrutar del camino del aprendizaje, sin deleitarse en las muchas victorias de sus logros diarios, o sin conformarse con lo esencial. Aprender música podría asemejarse con muchas cosas y, en las lecciones que nos da la vida o en el mundo de la filosofía, podemos tomar dos ejemplos fantásticos: el Camino de Santiago, o la meditación que tantas personas practican con la idea de llegar a la iluminación. En ambos casos hay una meta, pero en realidad, llega a ser algo secundario, ya que la práctica de la meditación se recomienda sin buscar conseguir algo a cambio, o al realizar el camino, vamos avanzando día a día, preocupándonos del momento actual, intentando superar los obstáculos que nos encontramos, principalmente. Ésto deberíamos extrapolarlo al aprendizaje con nuestro instrumento.
 
Quiero exponer algunas ideas que debemos tener presentes para evitar que surjan frustraciones, y llegar a ser los músicos que queremos ser, pero siempre siendo realistas y con los pies en la tierra.
 
Hace unos años, llegaba a mi clase un alumno que me preguntó qué era lo que debía hacer para tocar como Paco de Lucía, yo le pregunté a qué se dedicaba, era autónomo, y mi respuesta fue, deja tu trabajo y toca la guitarra al menos diez horas diarias. Puede parecer algo exagerado, pero debemos ver la realidad que se esconde tras esta conversación. Los intérpretes profesionales se dedican a tocar su instrumento, y sus sesiones de trabajo diario radica en el estudio en casa. Son muchas horas de trabajo sin una remuneración instantánea, y en muchas ocasiones ni se llega a remunerar una mínima parte de dicho trabajo. Además, hay que tener en cuenta el factor inicio, no será lo mismo si desde pequeño te acostumbras a tocar, a si realmente pretendes, teniendo las responsabilidades de los adultos, cambiar tu profesión.
 
Las sesiones de estudio que puede tener un músico pueden variar mucho, depende de muchos factores, del tipo de intérprete que sea, o si realmente se dedica a otra cosa. Hay muchos perfiles: compositor, arreglista, intérprete, docente, repertorista, músico de estudio o de sesión, solistas,... todo lleva algo asociado, por ejemplo, un músico que se dedique principalmente a la docencia no va a disponer del mismo tiempo de práctica que un solista o un repertorista, éstos necesitarán más tiempo de estudio, mientras que el docente necesitará más tiempo para preparar materiales para sus clases. Como ves, todo influye. Recuerdo cuando uno de mis mejores maestros de guitarra clásica me comentó una vez, que tenía un amigo guitarrista, que en periodos de conciertos, no dejaba de practicar ni para comer, y tenía que ser la mujer la que le daba de comer, no creo que sea necesario llegar a este punto, pero quien sabe en qué liga jugaba este músico, a grandes presiones y responsabilidad, toda ayuda es poca.
 
Una cosa en la que insisto mucho, es que debemos disfrutar de nuestros pequeños avances, y centrarnos en mejorar y corregir esas pequeñas cosas, porque ladrillo a ladrillo, podremos construir grandes edificios. El edificio será el resultado, pero perseguirlo a toda costa nos puede desmotivar y frustrar, sin embargo, ver lo que crece el muro día a día, será suficiente para motivarnos más y seguir trabajando duro, pero con optimismo.
 
Un requisito indispensable es trabajar con metrónomo, y cada vez que encontremos una dificultad, extraerla de la pieza que estemos estudiando, y hacer de ese pasaje un ejercicio de técnica. Hay que coger éste como un juego, y ralentizarlo todo lo posible, así la memoria muscular/kinestésica tendrá mejores resultados. Hay técnicas, pasajes o piezas, que llevan un tiempo de aprendizaje asociado, ya sea por la dificultad, o debido a nuestras propias habilidades adquiridas y asociadas a nuestra evolución. Una vez lo dominemos a velocidades lentas, debemos ir acelerando su ejecución, pero sin perder de vista una correcta interpretación, desde que observemos dificultad excesiva o falta de control, deberemos frenar el ejercicio para asegurarlo más, y luego volver a intentarlo a un tempo mayor. El uso continuado del metrónomo nos ayudará a tener un pulso musical más estable, con lo positivo, beneficioso y necesario que ésto es para todo músico.
 
A modo de conclusión y resumen, hay que practicar lento, e ir acelerando, sin perder nunca el control y siempre con metrónomo  Mi maestro me decía que si un pasaje no te sale lento, aunque te salga rápido, es que no te lo sabes bien, y hay que seguir estudiándolo.
Leer más
Suscríbete a esta RSS Feed