Youtube Center of Rock Twitter Center of Rock Facebook Center of Rock Google+ Center of Rock Instagram Center of Rock Tumblr Center of Rock Pinterest Center of Rock Linkedin Center of Rock
Menu

Artículos relacionados con los cursos online

El fraseo musical

Seguramente habrás oído que la música es un lenguaje universal, y aunque hay mucha controversia sobre el tema, cuestión que no vamos a tratar en este artículo, sí que tiene cierto parecido con el lenguaje hablado y de hecho se utilizan, en algunos casos, términos afines a ambos mundos. Como suelo hacer en mis clases, haré una aportación al respecto de lo que no trataremos aquí, pero que tiene relación, para luego continuar hablando de lo que hoy quiero hablar.
Se dice que la música puede tener entendimientos diferentes según cuestiones culturales o sociales, al igual que otros conceptos pueden influir en su interpretación. Un ejemplo de esto lo podemos observar en una famosa canción, que puede que hayas escuchado muchas veces, y que, aunque transmite algo que puede ser reconocido como un canto alegre, en realidad se trata de un canto fúnebre, sí, parece algo alejado la idea de felicidad, con un tema como la muerte. La canción de la que hablo es "When The Saints Go Marching In", ¿sabías lo que te acabo de contar?. Me gustaría contar otras muchas cosas al respecto, y transmitir cuestiones importantes aprendidas en cursos con musicólogos que han experimentado en primera persona, en la convivencia con diferentes tribus africanas, sus conclusiones tras años de estudio de la música en diferentes culturas, pero eso tendrá que esperar.
Volviendo al tema en cuestión, el fraseo musical no es otra cosa que hacer frases con la música, parece obvio, pero aquí hay una gran verdad encerrada, tocar, no es solo hacer notas y duraciones, entran en juego factores como la articulación, la dinámica y el ritmo, entre otros. Trabajar la forma de tocar es una cuestión de gran importancia si queremos desarrollar un lenguaje propio y atractivo al oído de los demás, y hace que, con una buena interpretación, podamos llamar la atención del oyente, destacando ante otros músicos.
El término en sí mismo hace referencia a la frase hablada, la cual tiene una estructura y organización interna, que de una manera u otra se lleva luego al terreno musical, generando un contenido con sentido propio, donde todos los elementos en juego tienen un papel interrelacionado. Por regla general, y en un alto porcentaje (dependiendo del estilo/género en donde vayamos a interpretar), las frases suelen estar formadas por semifrases, éstas por motivos, éstos por células rítmicas,... todos estos elementos suelen presentarse de manera simétrica o en múltiplos pares, aunque ésto puede ser un elemento interesante para buscar rupturas y generar tensiones fruto del conocimiento de las reglas básicas.
La definición de fraseo que podemos encontrar en libros de referencia como el de "Teoría completa de la música" de Dionisio de Pedro es la siguiente: "Frasear es interpretar correctamente todos los signos de articulación, haciendo sentir las divisiones, períodos, etc., del discurso musical."
Ahora que empiezas a entender mejor qué es el fraseo musical, podemos empezar a tratarlo como parte de nuestro aprendizaje. Para ello hay dos formas básicas de trabajarlo, copiar de oído aquellas frases que nos resulten atractivas (melodías, solos, riffs,... de guitarristas, u otros instrumentos, que te gusten), y cantar lo que tocas (recomiendo un ejercicio de Joe Satriani al respecto, que puedes encontrar en su libro "Secretos de mi técnica para guitarra"). Como buen alumno que fue, Steve Vai también es un aférrimo defensor de cantar lo que se toca. Hay que tener cuidado con este tipo de ejercicio, ya que puede llegar a ocurrir que de tanto desarrollarlo, cantemos todo lo que toquemos, y ésto debe controlarse, ya que podemos despistarnos y en medio de una actuación, darnos cuenta que estamos "armándola". Steve Vai propone otro ejercicio que puede llegar a ser más divertido, se trata de imitar con el instrumento, frases habladas que escuchemos previamente, intentando hablar con nuestro instrumento. Todo ésto puede hacer que lleguemos a expresarnos mejor, musicalmente hablando.
En relación con actividades externas a la música, este tipo de ejercicios ayuda a aprender a centrar nuestra atención en lo que escuchamos, siendo beneficioso para áreas como el aprendizaje de idiomas.
Si quieres desarrollar un buen fraseo musical, debes incluir en tus sesiones de estudio diario un tiempo para trabajarlo, y si te gusta la idea de copiar a otros músicos como referencia, pero no sabes por dónde empezar, te recomiendo que te descargues el Libro "101 Licks para guitarra" de Sebastián Salinas, y así tendrás una guía de gran valor, de grandes referencias, completamente gratis. ¿Qué más se puede pedir?
 
Si te ha resultado interesante el artículo, o si quieres aportar algo más, no dudes es dejar un comentario. Muchas gracias.
Leer más
Suscríbete a esta RSS Feed