Youtube Center of Rock Twitter Center of Rock Facebook Center of Rock Google+ Center of Rock Instagram Center of Rock Tumblr Center of Rock Pinterest Center of Rock Linkedin Center of Rock
Menu

¿Es el lugar idóneo para hacer un concierto?

facebook Compartir en Facebook
¿Es el lugar idóneo para hacer un concierto?

Durante el pasado mes de julio, se llevaron a cabo varios conciertos en la isla de Gran Canaria, y exceptuando uno de ellos, los otros se hicieron en lugares que dejaron mucho que desear en cuanto al sonido.

Primero fue Marc Anthony que excluyendo que fue un poco soso en cuanto a su actuación pues ni siquiera hizo ningún "bis" y apenas duró 1 h y 35 minutos con un retraso en el inicio del concierto de 40 minutos. Pantallas gigantes a los laterales del escenario que ayudaban a los que se encontraban más alejados del mismo a ver un poco más al artista boricua. Apenas entabló conversación con el público y no hubo demasiado feedback con él a pesar de que el público en todo momento estuvo animado a cantar sus canciones y hacer el típico grito "pio, pio" que solemos escuchar en todos los eventos importantes.

Pero haciendo a un lado todo eso, debemos decir que el lugar donde se realizó no fue el más idóneo para llevarlo a cabo, ya que el sonido, según los asistentes al mismo, dejó mucho que desear.

Otro concierto que también se celebró algunas semanas después en el mismo lugar fue el de Juan Luis Guerra. Este artista parece que está más curtido en cuanto a la relación que se puede entablar con el público y en todo momento, no solo escuchaba a los asistentes sino que, los hizo partícipes durante todo el concierto. Además, el evento duró casi dos horas con los bis incluidos, lo que dejó muy buen sabor de boca a los asistentes, pero de nuevo, el sonido se podría haber mejorado. A diferencia del anterior concierto celebrado en el mismo lugar, comentar que, en este último las pantallas estuvieron más bajas que en el anterior (lo más probable, para que los que estaban fuera sin entrada no pudieran ni siquiera verle el hocico al cantante) y aunque el sonido era algo mejor que el anterior todavía se podía mejorar.

Otro de los conciertos celebrados fue el de Pablo Alborán, pero éste se llevó a cabo en el estadio municipal de Maspalomas, pantallas gigantes a los lados del escenario, y en el centro del mismo, escenario bastante amplio para que los músicos pudieran moverse con comodidad sobre el mismo. El feedback desde el minuto uno con el público fue del 100%, un artista entregado que supo entender muy bien los deseos de los asistentes. Más de dos horas de concierto, en los que, durante 30 minutos el artista estuvo cantando solo con la guitarra algunas de sus canciones. Los últimos 15 minutos del concierto, sorprendió al público sacando la bandera de Canarias, ondeandola y colocándosela en el cuello. Lo que impresiona de este joven cantautor es que dentro de su propio espectáculo se toma su tiempo para que los músicos que lo acompañan también tengan su momento, momento el cual él lo utiliza también para presentarlos con nombre y apellidos. Mencionar que Juan Luis Guerra también presentó a sus músicos y banda 4.40, dejando que tocaran algunos solos con sus respectivos instrumentos.

El sonido de este concierto fue bastante bueno, tal vez porque las gradas del escenario también ayudaron o porque el recinto era algo más cerrado que el de los conciertos anteriores en Las Palmas de Gran canaria.

El caso es que, en este artículo de opinión lo que quiero decir es que si la isla tiene excelentes lugares donde poder celebrar eventos de esta índole, tales como el Estadio de Gran Canaria, Gran Canaria Arena, Centro Insular de Deportes, otros estadios de fútbol que en muchas ocasiones tras la finalización de las competiciones quedan desérticos hasta la siguiente temporada, por qué seguimos trayendo a grandes artistas que se merecen un  buen sonido en su espectáculo a lugares que todavía dejan mucho que desear en cuanto a sonido, que repercute negativamente en que el artista quiera volver o no nuevamente a la isla, así como perjudica al público asistente que ha pagado rigurosamente su entrada para desear ver y oír con todas las calidades posibles a sus artistas favoritos. En definitiva, lo que se pretende es concienciar a los políticos de turno, o más bien a los responsables de Cultura, así como a los organizadores de este tipo de eventos, que piensen y mediten muy bien los recintos que quieren utilizar para llevar a cabo conciertos pues de ello depende, no solo la calidad del sonido del espectáculo sino el contento o no del artista, sus músicos y el público y que se replanteen si acudir a otros conciertos en el mismo recinto o no.

Última modificación el Viernes, 28 Agosto 2015 10:51

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir la información señalada con asterísco (*). No se permite código HTML.

    volver al principio